Cosecha de trigo HB4 Bioceres lista para primavera en Argentina

La cosecha de trigo en Argentina se encuentra en su etapa final, con un avance del 97% en la provincia de Buenos Aires y el 95% en Córdoba. En el resto del país, el avance es del 88% en Santa Fe, el 79% en Entre Ríos, el 66% en Corrientes, el 59% en Chaco y el 50% en Santiago del Estero.
En cuanto a los rendimientos, en la zona núcleo de Buenos aires se estima que el rinde promedio será de 4.500 kg/ha, mientras que en el resto de la provincia se estima un rinde promedio de 4 mil kg/ha.
En lo que respecta a la calidad, se estima una humedad de grano del 70%, un contenido de proteína del 13,5% y un contenido graso del 3,5%.
En este sentido, cabe destacar que la producción de trigo argentino se encuentra por encima de los niveles históricos, ya que en la campaña 2019/20 se cosecharon más de 1,5 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 6% respecto de la campaña anterior.
Por último, cabe mencionar que la próxima cosecha de soja argentina se encuentra prácticamente finalizada, con una producción estimada de 2,2 millones de hectáreas, lo cual representa un incremento del 3% respecto de las 2,1 millones de ha cosechadas en la temporada anterior.

El trigo HB4 es un híbrido de alto rendimiento, con una excelente calidad de grano y muy buena adaptación a las condiciones climáticas del país.

‘El trigo HB4’ es un nuevo híbrido de alta productividad, con gran potencial de rendimiento y excelente calidad. El mismo fue desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la empresa Biocereales, con el objetivo de mejorar la productividad y la calidad de los cultivos de trigo.
El trigo HB-4 es un cultivo de ciclo corto, con buen comportamiento en ambientes de clima templado y húmedo. Es resistente a enfermedades como la roya y la antracnosis, y presenta una buena tolerancia a la sequía. Además, es tolerante a herbicidas y tiene un buen comportamiento frente a plagas como el pulgón y el gusano cogollero.
El INTA trabaja en el desarrollo de nuevas variedades de trigo, con características agronómicas y genéticas que permitan aumentar la productividad, la calidad y la competitividad de los productos finales.

Se cultiva en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, en los departamentos de La Plata, San Martín, Luján, Junín, San Justo, General Rodríguez

La cosecha de trigo se inició en la provincia argentina de Buenos aires, en el departamento de La Matanza, donde se cultivan más de 1.000 hectáreas de trigo duro HB4. La producción de este cereal se realiza en el marco de un proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, que busca desarrollar variedades de mejor calidad y mayor productividad.
En el caso del trigo HB 4, el objetivo es lograr una mejora en la calidad del grano, mediante la selección de plantas con mayor contenido de gluten, lo que permitirá obtener mejores harinas y panes. Para ello, se seleccionaron plantas con altos niveles de gluten y se realizaron pruebas de campo en diferentes ambientes de la región.
El trabajo de campo se realizó en el mes de abril, en lotes de trigo de la variedad HB4, ubicados en el Departamento de La Paz, en la Provincia de Buenos Aries. Los ensayos se realizaron en dos ambientes: uno con suelos de textura arenosa y otro con suelos arcillosos.

Es una variedad que se adapta bien a suelos arenosos, arcillosos y pedregosos, con buen drenaje y pH ácido.

El cultivo de trigo en Argentina se realiza principalmente en las provincias de Buenos-Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Formosa, Misiones, Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, San Juan, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Antártida Argentina.
El cultivo del trigo en la Argentina se inicia en la segunda quincena de marzo y finaliza en octubre. El cultivo de invierno se realiza generalmente en suelos de baja fertilidad, mientras que el cultivo de verano se realiza preferentemente en suelos ricos en nutrientes.
El trigo es una planta anual, que requiere de un clima templado para su desarrollo. Las condiciones climáticas ideales para el cultivo del trigo son temperaturas medias anuales superiores a los 10 °C y precipitaciones anuales superiores o iguales a los 600 mm.
El suelo debe ser rico en materia orgánica, con buena estructura y permeabilidad, libre de enfermedades y plagas, y con un pH entre 5,5 y 6,5. El suelo debe estar libre de heladas tardías y heladas tempranas.
El riego debe ser abundante, pero no excesivo, ya que puede provocar la pudrición de las raíces.

En cuanto a su ciclo de siembra, se realiza entre los meses de noviembre y diciembre, cuando el clima es templado y seco.

La cosecha de trigo se realiza en dos etapas: la primera etapa es la cosecha de grano, que se realiza durante el mes de abril, y la segunda etapa es el secado del grano, donde se realiza la molienda y el proceso de elaboración de harinas y otros productos derivados del trigo.
El precio del trigo ha estado fluctuando en los últimos días, debido a la incertidumbre sobre la demanda de harina de trigo por parte de China, que podría verse afectada por la pandemia de coronavirus.
El mercado de trigo está muy volátil, ya sea por noticias económicas o por eventos geopolíticos. Por ejemplo, el brote de coronavirus en China ha afectado al comercio mundial de trigo, lo que ha provocado una caída en el precio del cereal.
El aumento de los precios del trigo se debe a la preocupación por la demanda china de harina, que ha disminuido en los primeros meses del año debido a las restricciones de viaje impuestas por el gobierno chino para frenar la propagación del virus.
El Ministerio de Agricultura de China ha informado de que el consumo de harina aumentó un 2,5% en enero, frente al mismo mes del año anterior, según datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas.

Los rendimientos oscilan entre los 70 y 80 quintales por hectárea, dependiendo de la zona de siembra.

Argentina es uno de los principales productores de trigo del mundo, con una producción anual de aproximadamente 1.300 millones de toneladas. El país produce alrededor del 70% de la producción mundial de este cereal.
Argentina tiene una gran variedad de suelos, desde los más fértiles hasta los más pobres. La mayoría de los suelos son de textura arenosa, pero también hay suelos arcillosos y pedregosos.
Los suelos argentinos son ricos en materia orgánica, lo cual es beneficioso para el cultivo de trigo. Los suelos argentinos tienen una alta capacidad de retención de agua, lo cuál es importante para el crecimiento del trigo. Además, los suelos argentinos contienen altos niveles de minerales, como el fósforo, el potasio y el magnesio, lo cuales son necesarios para el desarrollo del trigo y para la producción de alimentos.
El clima argentino es templado: las temperaturas medias anuales varían entre los 10 °C y los 20 °C. Las temperaturas más bajas se dan en invierno, mientras que las temperaturas más altas se dan durante el verano.

Las variedades más recomendadas son HB4, HB4R, HB4S, HB4T, HB4U, HB4V, HB4W, HB4

La cosecha de trigo en Argentina comenzó en enero de 2020. La cosecha de soja está programada para comenzar en marzo de 2020.
En Argentina, el trigo se cultiva principalmente en el norte y el centro del país. En el sur, el cultivo del trigo es menos común. Sin embargo, en algunas zonas del sur, como Córdoba, el maíz es el cultivo principal.
El trigo se puede cultivar en casi cualquier tipo de suelo. Sin importar el tipo de terreno, el rendimiento promedio de un campo de trigo es de aproximadamente 70 quintales (1 quintal = 0,45 kg) por hectarea.
El cultivo de trigos requiere mucha agua. Por lo tanto, es importante tener en cuenta el riego en el momento de la siembra. El riego debe ser suficiente para mantener el suelo húmedo durante todo el período de crecimiento del cultivo. El exceso de agua puede causar pudrición de raíces y enfermedades fúngicas.
El uso de fertilizantes es esencial para el buen desarrollo del cultivo de cereales. El uso de abonos orgánicos es muy recomendable, ya que estos ayudan a mejorar la estructura del suelo y a aumentar la cantidad de materia orgánica.

El precio promedio de venta al público es de $ 1.200 por quintal.

Argentina es uno de los principales productores de trigo del mundo. El país produce alrededor de 2,5 millones de toneladas métricas de trigo al año. El cultivo de trigo se realiza principalmente en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Chaco, Formosa, Misiones, Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, La Pampa, Neuquén, Río Negro, San Juan, La Rioja, Mendoza, San Luis, La Ciudad Autónoma de Buenos aires y Tierra del Fuego.
El clima en Argentina es templado. Las temperaturas medias anuales varían entre 10 °C y 20 °C. La temperatura media anual más alta es de 22 °C y la más baja es de 9 °C. El mes más cálido es julio y el más frío es enero. La precipitación anual varía entre 400 mm y 800 mm. La mayor parte de la precipitación cae durante el verano.
El suelo en Argentina tiene una estructura arcillosa. El suelo es rico en materia orgánica y nutrientes. El pH del suelo varía de 5,5 a 6,5. El contenido de materia seca del suelo es de alrededor del 20%. El nivel de salinidad del suelo oscila entre 0,5% y 1%.

Para obtener más información sobre este cultivo, puede comunicarse con el Centro de Investigación y Desarrollo de Bioceres, ubicado en la localidad de Chacabuco, partido de Avellan

En Argentina, el cultivo de trigos se realiza en casi todas las regiones del país. Los principales cultivos de trigo son el trigo duro (HB), el trigo blando (H) y el trigo pan (B). El cultivo del trigo duro se realiza generalmente en las regiones de la provincia de Buenos Aries, la provincia norteña de Santa Fe y la provincia suroriental de Córdoba. El trigo blondo se cultiva en las zonas de la región pampeana, la región central y la región oriental. El principal cultivo de grano fino es el trigo blanco (B).
El cultivo de cereales en Argentina se realiza desde hace mucho tiempo. El primer cultivo de cereal en Argentina fue el maíz. El maíz se cultivó en la región de la pampa húmeda. El segundo cultivo de maíz fue el trigo. El tercer cultivo de granos fue el arroz. El cuarto cultivo de alimentos fue el sorgo. El quinto cultivo de alimento fue el girasol. El sexto cultivo de alimentación fue el frijol. El séptimo cultivo de comida fue el lenteja. El octavo cultivo de comestible fue el garbanzo. El noveno cultivo de alimenticio fue el haba.

También pueden contactarse con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), ubicado en la ciudad de Pergamino, partido de Pergamino.

El cultivo del Trigo HB4 se realiza principalmente en la provincia argentina de Buenos Aires, donde se encuentra el mayor número de productores de trigo en el país. La producción de trigo argentino se ha mantenido estable en los últimos años, pero la demanda de trigo está aumentando debido a la creciente población mundial y la mejora de la calidad de vida. El cultivo de trigo se realiza durante todo el año en Argentina, pero el período de cosecha comienza en septiembre y termina en mayo.
El cultivo comercial de trigo dura aproximadamente dos años. El ciclo de cultivo comienza con la siembra de semillas de trigo. Las semillas de triticum aestivum se siembran en otoño e invierno. El clima frío y húmedo ayuda a que las semillas germinen rápidamente. Después de la germinación, las plantas de trigo crecen rápidamente y alcanzan su tamaño máximo en aproximadamente un mes. Luego, las hojas comienzan a caer y las plantas se vuelven más pequeñas. Durante este período, las raíces de las plantas absorben agua y nutrientes de la tierra. Cuando las plantas alcanzan su altura máxima, las ramas se doblan y las hojas se caen. Las plantas de tritio aestivo maduran y producen granos de trigo cuando alcanzan su edad adulta.

Artículos Relacionados:

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad