Disco de oro spotify

Disco de oro spotify

El show de eminem

La certificación de grabaciones musicales es un sistema que certifica que una grabación musical ha enviado, vendido o transmitido un determinado número de unidades. La cantidad umbral varía según el tipo (como álbum, single, vídeo musical) y según la nación o el territorio (véase Lista de certificaciones de grabaciones musicales).
El umbral requerido para estos premios depende de la población del territorio en el que se publica la grabación. Normalmente, sólo se conceden a los lanzamientos internacionales y se otorgan individualmente para cada país en el que se vende el álbum. Pueden existir diferentes niveles de ventas, algunos quizás 10 veces mayores que otros, para diferentes medios musicales (por ejemplo: vídeos frente a álbumes, singles o descargas de música).
Los premios originales de los discos de oro y de plata fueron entregados a los artistas por sus propias compañías discográficas para dar a conocer sus logros de ventas. El primer disco de plata fue concedido por Regal Zonophone a George Formby en diciembre de 1937 por las ventas de 100.000 copias de “The Window Cleaner”[1][2] El primer disco de oro fue concedido por RCA Victor (bajo el sello de la división Bluebird Records) a Glenn Miller y su Orquesta en febrero de 1942, celebrando la venta de 1,2 millones de copias del single “Chattanooga Choo Choo”. Otro ejemplo de premio de la compañía es el disco de oro concedido a Elvis Presley en 1956 por un millón de unidades vendidas de su sencillo “Don’t Be Cruel” o el disco de oro de Decca a Jerry Lewis por “Rock-a-Bye Your Baby with a Dixie Melody”. El primer disco de oro para un LP fue concedido por RCA Victor a Harry Belafonte en 1957 por el álbum Calypso (1956), el primer álbum que vendió más de 1.000.000 de copias según los cálculos de RCA.

Sus grandes éxitos (1971…

La Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA) celebró en 2018 60 años de certificación de discos de oro y platino. ¡Los artistas que buscan unirse a las filas de pioneros como The Eagles (Their Greatest Hits se convirtió en el primer álbum de platino en 1976) y Oklahoma! (la grabación del elenco del musical se convirtió en oro en 1958) deben superar ciertas cifras de ventas para ganar una placa propia.
Los cuatro requisitos oficiales de certificación de la RIAA son 500.000 unidades (Oro), 1 millón de unidades (Platino), 2 millones de unidades (Multi-Platino) y 10 millones de unidades (Diamante, nivel alcanzado por artistas como Led Zeppelin, Mariah Carey, Outkast y Garth Brooks).
Mientras que tanto los álbumes digitales como los físicos cuentan como una “unidad” por venta, la RIAA exige 10 descargas de pistas permanentes y 1.500 transmisiones de vídeo o audio a la carta por la misma cantidad. En otras palabras, 1.000 descargas y 150.000 transmisiones equivalen a las 100 unidades que ganarías vendiendo sólo 100 álbumes físicos o digitales.

Led zeppelin iv

En Estados Unidos, la Recording Industry Association of America (RIAA) concede la certificación en función del número de álbumes y singles vendidos en el mercado minorista y otros mercados auxiliares[1]. La certificación no es automática; para que se conceda, el sello discográfico debe solicitarla[2]. La auditoría se realiza en función de los envíos netos después de las devoluciones (la mayoría de las veces se utiliza la declaración de derechos de autor de un artista), que incluye los álbumes vendidos directamente a los minoristas y a las tiendas de venta única, las ventas directas al consumidor (clubes de música y venta por correo) y otros puntos de venta.
Las cifras de Nielsen SoundScan no se utilizan en la certificación de la RIAA; el sistema de la RIAA es anterior a Nielsen SoundScan e incluye los puntos de venta que Nielsen echa de menos[cita requerida] Antes de Nielsen SoundScan, la certificación de la RIAA era el único sistema auditado y verificable para el seguimiento de las ventas de música en EE. Este sistema ha permitido, en ocasiones, que los sellos discográficos promocionen un álbum como oro o platino simplemente basándose en los grandes envíos. Por ejemplo, en 1978, la banda sonora de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band obtuvo un disco de platino, pero fue un fracaso de ventas, con dos millones de devoluciones[8]. De forma similar, los cuatro álbumes en solitario de los miembros de Kiss obtuvieron simultáneamente un disco de platino ese mismo año, pero no llegaron a los 20 primeros puestos de la lista de álbumes del Billboard 200.[9] Al año siguiente, la RIAA empezó a exigir 120 días desde la fecha de lanzamiento antes de que las grabaciones pudieran obtener la certificación, aunque este requisito se ha reducido a lo largo de los años y actualmente es de 30 días. Sony fue muy criticada en 1995 por promocionar el doble álbum HIStory de Michael Jackson como cinco veces Platino, basándose en envíos de 2,5 millones y utilizando la práctica recientemente adoptada por la RIAA de contar cada disco para la certificación, mientras que SoundScan sólo informaba de 1,3 millones de copias vendidas[10] Una discrepancia similar entre envíos y ventas se registró con la banda sonora de El Rey León[11].

Hasta la vista

La RIAA lleva otorgando etiquetas de oro y platino a los álbumes desde 1958. Hasta ahora, sólo las ventas de álbumes contaban para obtener una certificación de oro o platino, a pesar de la reciente aparición y proliferación de los servicios de streaming. Un artista necesita vender 500.000 copias de un solo disco para que alcance la referencia de oro y un millón para el platino.  Pero esto no significa que una sola transmisión tenga ahora el mismo peso que la venta de un álbum, sino que la RIAA dice que 1.500 transmisiones de canciones o vídeos equivaldrán a diez ventas de canciones o una venta de álbumes.
“Sabemos que las escuchas de música -tanto de álbumes como de canciones- se están disparando, pero esa tendencia no se ha reflejado en nuestras certificaciones de álbumes”, dijo Cary Sherman, director general de la RIAA, en el anuncio de hoy. A pesar de sus problemas de rentabilidad, los servicios de streaming cuentan con millones de oyentes, muchos de los cuales probablemente nunca compren álbumes completos. La medida de la RIAA es necesaria y reconoce por fin la influencia del streaming en la industria musical. Además, la RIAA se ha visto obligada a ponerse al día con Billboard, que ha estado contando los streams en sus propias listas desde finales de 2014.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad